RESPUESTAS A PROBLEMAS INICIALES DE ORTODONCIA

¿Cuándo  se  debe  comenzar  a vigilar los dientes de los  niños?

El   tratamiento  preventivo  debe  iniciarse   antes   de  que  se  manieste  la  maloclusión.   Los   padres   deben llevar   regu- larmente   sus   hijos  al dentista   para   que  éste   pueda  iden- ticar  los  primeros   síntomas   y aconsejar   el  tratamiento de Ortodoncia  cuando  lo juzgue  necesario.

¿Por qué es importante conservar los dientes de leche?

Los  dientes  temporales  mantienen  la forma de las  arca – das  dentarias  y conservan  el espacio  necesario  para  sus  sucesores,   los   dientes   permanentes.   Además,   son   im- portantes   para   asegurar   una  buena   masticación   en  una edad  de gran crecimiento.  Por  otra parte,  los  dientes  con caries   se   infectan,   produciendo   abscesos   y  molestias  dolorosos  en los  niños.

¿Qué hacer con la pérdida prematura de dientes?

Cuando  la pérdida ocurre en un molar,  es  aconsejable  colo- car  un pequeño  aparato   llamado  “mantenedor  de  espacio”,  con el n de que el diente permanente  que ha de venir,  tenga sitio  reservado.   El  ortodoncista   ha  de  decidir  cuándo  y  qué clase  de aparato  debe utilizarse.

¿Qué hacer cuando se retrasa el cambio?

En  este  caso  se  debe hacer  una radiografía  para  comprobar  el estado  del sucesor  permanente.  Si  ya esta  próximo a salir,  lo mejor es  extraer  el diente temporal. Pero  recordar  que un retraso   moderado  en  el  recambio   no  debe  alarmar,  aunque  si,  en cambio,  ser  motivo de consulta  al ortodoncista.

¿QUÉ ES LA ORTODONCIA?

QUÉ ES LA ORTODONCIA?

La Ortodoncia es una especialidad odontológica que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, con el n de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial.

LA ORTODONCIA, ESPECIALIDAD SANITARIA

La preocupación por el enderezamiento dentarlo, a veces hace olvidar al público la trascendenciade los fundamentos biológicos y objetivos funcionales de la Ortodoncia, y de su naturaleza y encuadramiento sanitario. LA ORTODONCIA, ALGO MAS QUE MOVER DIENTES La Ortodoncia enfrenta problemas que van mucho más allá de la colocación individual y pormenorizada de las piezas dentarias, y afronta, por el contrario, la corrección de alteraciones de los maxilares, de la cara y, sobre todo, de los trastornos funcionales de la masticación.

EDAD PARA COMENZAR LOS TRATAMIENTOS

La edad adecuada para tratar las maloclusiones va – ría según el tipo de problema y su gravedad. Por lo tanto, es aconsejable consultar al ortodoncista tan pronto se descubra una anomalía. De todas formas recomendamos que, se detecte o no un problema, se lleve a los niños para revisión por el ortodoncista al menos a los seis años. Los tratamientos ortodóncicos suelen asociarse con la adolescencia, pero, como se verá más adelante, aunque no se empiece el tratamiento a edad temprana, es importante, sin embargo, llevar a cabo un control para ase – gurar la mejor salud dental de los hijos. La Ortodoncia es una Especialidad Sanitaria más compleja de lo que puede parecer en un principio. Asegúrese de que solo quién está debidamente formado y, por tanto, puede adentrarse en los intrincados problemas diagnósticos y terapéuticos, se hace cargo del caso para que así pueda el tratamiento rendir óptimos resultados.

dientesortodoncia

LA NORMALIDAD

¡Recordemos, pues, que lo normal no debe ser confundido con lo ideal o deseado! La Ortodoncia trata, reconduce, acomoda, encamina a cada paciente hacia su propia meta, haciendo que se reencuentre con su patrón de crecimiento y desarrollo, ajusfando sus dientes y maxilares en el marco de su propia normalidad. ¡La normalidad, eso sí, necesita de ciertos parámetros de referencia! El tratamiento de Ortodoncia tiene como objetivo alcanzar lo normal de cada paciente. La normalidad, es lo regular, lo frecuente. Lo ideal, por el contrario, lo que consideramos perfecto. Cuando los componentes anatómicos están dentro de las normas que se consideran aceptables, se congura un sistema que, desde un punto de vista ortodóncico, sin ser ideal, está dentro de un equilibrio funcional y estético.