¿Qué es una recesión gingival?

La recisión gingival es una inflamación que podemos tener en nuestra encía, esta molesta inflamación puede lograr que tengamos menos encías y generalmente está asociado a la edad, así que ¡los abuelitos deben cuidarse!

Te preguntarás cómo empieza esta inflamación, bueno a ver, la causa de este problema se puede deber a muchas razones que podemos dividir en dos grupos para entenderlo mejor.

Por placa dental:

Enfermedad periodontal (gingivitis)

Por otros factores:

Cepillarse mal los dientes

Inserción muscular alta.

Tracción del margen gingival por el frenillo.

Predisposición genética.

Bruxismo.

Malos hábitos de higiene como morderse las uñas, morder lápices u otros

objetos.

Anomalías anatómicas (dehiscencias y fenestraciones).

¿Cómo evitar la recesión gingival?

Es importante que conozcamos buenas técnicas de higiene bucal y hacer por lo menos una limpieza anual. También sería de mucho aporte que se eliminen las posibles causas que generan este malestar, como aparatos, malos hábitos o prótesis.

Tratamiento de las recesiones gingivales

Gracias a Dios y a la ciencia, podemos abordar este problemita de dos maneras, con un tratamiento más conservador y uno quirúrgico, más definitivo.

Tratamiento conservador

Eliminar los factores que causan la recesión, control riguroso y adecuado de la placa bacteriana y una correcta técnica de cepillado.

En caso de sensibilidad dental, se recomienda la aplicación de sustancias

desensibilizantes.

Tratamiento quirúrgico

Se utiliza para recuperar el tejido retraído y conseguir una curación “ad integrum”. Se pueden utilizar entre otras técnicas:

Injerto gingival libre de paladar.

Injerto de tejido conectivo.

Colgajo de reposición lateral.

Colgajo de reposición coronal.

Regeneración tisular guiada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.