Causas y tratamiento de la halitosis.

Un aliento frutal se produce cuando el cuerpo intenta deshacerse del exceso de acetona a través de la respiración. Este es un signo característico de la cetoacidosis, la cual puede presentarse en pacientes con diabetes.
El olor a materia fecal durante la respiración puede ocurrir cuando existe vómito prolongado, especialmente cuando hay una obstrucción intestinal.
También puede ocurrir en forma temporaria si la persona tiene colocado un tubo nasogástrico.
La respiración puede tener olor a amoníaco en personas con falla renal crónica.

Causas más frecuentes de halitosis

Si la respiración previamente normal se transforma en halitosis, las causas pueden ser:
– Bebidas o comidas consumidas (tales como: repollo, ajo, cebollas crudas, o café)
– Suplementos vitamínicos (especialmente en altas dosis)
– Higiene dental deficiente
– Prótesis dental
– Caries
– Tabaco
– Alcoholismo
– Infección en la garganta
– Sinusitis
– Infección pulmonar
– Gingivitis, gingivoestomatitis
– Piezas dentarias con abscesos
– Dientes impactados
– Presencia de un cuerpo extraño en la nariz (común en niños)
– Drogas (paraldehido, anestésicos por inhalación, insulina inyectable)
– Gingivitis úlceronecrotizante aguda
– Mucositis úlceronecrotizante aguda
– Falla renal aguda
– Obstrucción intestinal
– Bronquiectasia
– Falla renal crónica
– Diabetes
– Cáncer de esófago
– Carcinoma gástrico
– Encefalopatía hepática
– Cetoacidosis diabética
– Absceso pulmonar
– Rinitis atrófica
– Enfermedad periodontal
– Faringitis
– Divertículo de Zenker

Cómo afectan los alimentos el aire que se exhala

Ciertos alimentos, tales como el ajo y las cebollas, contribuyen al olor desagradable de la respiración. Una vez que el alimento se absorbe en la circulación sanguínea, se transfiere a los pulmones, donde se expele. El cepillado, la utilización de hilo dental y de colutorios enmascarará el olor sólo temporalmente. Los olores continúan hasta que el cuerpo elimina el alimento. Las dietas pueden desarrollar una respiración desagradable por comer con poca frecuencia.

Si no se cepillan los dientes correctamente y no se utiliza el hilo dental a diario, las partículas del alimento permanecen en la boca, acumulando bacterias, que pueden causar la mala respiración o mal aliento. El alimento que permanece entre los dientes, en la lengua y alrededor de las encías puede descomponerse, dejando un olor desagradable.

El mal aliento también puede ser causado por la boca seca (xerostomia)
Se produce cuando el flujo de la saliva disminuye. La saliva es necesaria para limpiar la boca y remover las partículas que pueden causar olor. La boca seca puede ser causada por varias medicaciones, por problemas en las glándulas salivales o por ser respirador bucal. En estos casos el odontólogo puede prescribir saliva artificial, o sugerir el consumo de caramelos sin azúcar y así aumentar el flujo salival.

El mal aliento puede ser el signo de un desorden médico: tal como una infección local en el tracto respiratorio, sinusitis crónica, el goteo postnasal, bronquitis crónica, diabetes, problemas gastrointestinales, del hígado o del riñón. Si el odontólogodetermina que la boca se encuentra en condiciones de salud, el paciente debe ser derivado a su médico de cabecera o a un especialista para determinar la causa de la mala respiración o mal aliento.halitosis-y-matrimonio

Conclusiones

El hecho de programar las visitas dentales regulares para una limpieza profesional y chequeo es fundamental. Si el paciente refiere que tiene mal aliento en forma constante, se debería guardar un registro de los alimentos que come, y de las medicaciones que toma. Algunas medicaciones pueden desempeñar un papel fundamental en crear olores en la boca.

Se debería indagar si el paciente ha tenido alguna cirugía o enfermedad desde su última visita y realizar la interconsulta correspondiente si fuera necesario. También es importante reforzar la enseñanza de higiene y la indicación del uso de elementos interdentarios, del cepillo y la pasta dental adecuados, informándole al paciente que los enjuagues bucales tienen sólo un efecto cosmético (excepto los colutorios específicos que tienen efecto antimicrobiano, que deben ser recetados por el odontólogo con las indicaciones correspondientes y su uso debe estar controlado por el mismo).

Cuando la sonrisa es lo más importante.

Este concepto resalta desde tiempos inmemoriales como lo vemos en este versículo del Génesis en la Biblia “Rojizos son sus ojos más que el vino y la blancura de sus dientes más que la leche”.


A pesar de que los cánones de belleza han ido cambiando con el paso de los años, nosotros al igual que nuestros antepasados ansiamos tener unos dientes blancos por ser, a juicio de todas las personas, sinónimos de fuerza y salud, imprescindibles para resultar atractivos.
En la antigüedad los egipcios utilizaban productos para el cuidado de los dientes ya que una dentadura sana y blanca ha simbolizado salud, limpieza y fortaleza.
De la misma manera en la China imperial, las viudas teñían sus blancos dientes de negro como signo de renuncia a la belleza.

img_trucos_para_tener_una_sonrisa_bonita
En América, los Mayas practicaron la odontología correctora con fines cosméticos y religiosos, como demostración de buena posición social se realizaban incrustaciones de jade en los dientes y limaban sus bordes cuidadosamente.
El blanqueamiento dental es un problema antiguo y no exclusivo de la sociedad actual.La técnica del blanqueamientoUna sonrisa atractiva es importante para todas las personas. La odontología ha desarrollado técnicas que permiten resultados más estéticos y favorables. Dentro de dichas técnicas se ha hecho muy popular el blanqueamiento dental.“Las personas cada día se están preocupando más por la apariencia estética de sus dientes, esto tiene mucho que ver con el ser aceptados socialmente y el ‘boom’ de la cirugía, por este motivo las personas quieren tener los dientes blancos”, con estas palabras, la odontóloga y especialista en rehabilitación oral de la Universidad Autónoma de México, Piedad Gómez Posada, pone en evidencia una tendencia que en los últimos años ha ido en aumento

.
El blanqueamiento dental es el tratamiento destinado a devolver a un diente su color y traslucidez, cuando éste presenta manchas o pigmentaciones que afectan la estética de la sonrisa.
“Con los años los dientes van cambiando de color y con esta técnica consiste en darle un color más uniforme a todos los dientes para hacer una mejor rehabilitación”, aseguró la especialista.
Cada persona trae dispuesto por genética el color de sus dientes; en algunos individuos es más oscuro que en otros, y tienden a ser grises, naranjas, o amarillos.
“Este color natural no se cambia mediante el blanqueamiento, lo que se hace es aclarar su matiz, para poder observar una tonalidad de dientes más claro”, afirmó la especialista.
Existen dos modalidades de tratamiento: en consultorio o en casa. En el primer caso el profesional es quien realiza en forma directa el tratamiento y en el segundo, el paciente se encarga del procedimiento, según las instrucciones del odontólogo.
En el proceso se emplea un agente químico en gel, el cual se coloca sobre un protector especial, llamado guarda bucal, que cubre todos los dientes, elaborado por el odontólogo con anterioridad. A medida que el ingrediente es degradado, entra oxígeno en el esmalte y la dentina, blanqueando las superficies coloreadas. El tratamiento durará dependiendo del color deseado.Tipos de blanqueamientoExisten varios tipos de sistemas para hacer blanqueamientos, y dependen básicamente del químico a utilizar y su concentración. Todos los sistemas de blanqueamiento actuales funcionan con peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida, siendo este último el mejor para elegir puesto que es mucho menos agresivo con los dientes y las encías.
Blanqueamiento convencional: Se hace con peróxido de carbamida en concentraciones de 10% al 16%. Este material reacciona químicamente convirtiéndose en peróxido de hidrógeno al 5% y 8% aproximadamente. Se hace con aplicaciones diarias de 6 horas mínimas (se aconseja toda la noche), durante 10 a 14 días. No es necesaria la protección de las encías.
Blanqueamiento con láser: se hace con peróxido de hidrógeno en concentraciones de 30% al 40%, con aplicaciones de 20 minutos aproximadamente. Es necesaria la protección de las encías para evitar quemaduras. Suele ser suficiente con 1 o 2 sesiones. Hay emisión de calor.
Blanqueamiento con arco de luz de plasma: se hace con peróxido de hidrógeno del 25% al 35%, y en algunos sistemas con peróxido de carbamida al 35%. Es necesario proteger las encías para evitar quemaduras. Por lo general son suficientes 2 aplicaciones. Hay emisión de calor.
Blanqueamiento con luz ultravioleta de alta intensidad: se realiza con peróxido de hidrógeno al 25%. Requiere además del aislamiento de los tejidos blandos, el uso de filtros especiales para que los rayos UV, no afecten la piel y lentes para proteger los ojos. La emisión de calor es mínima, casi imperceptible. Este sistema, bien manejado, sería el más recomendable entre las opciones para blanquear en la oficina por la poca o ninguna emisión de calor hacia los dientes y porque la concentración del gel blanqueador es la menor entre el resto de los sistemas. Consideraciones importantesAntes de iniciar un proceso de blanqueamiento es importante ser cuidadoso, ya que existen factores que pueden causar problemas y excesiva sensibilidad en los dientes. Por este motivo debe realizarse un cuidadoso diagnóstico por parte del odontólogo. En el diagnóstico se debe tener en cuenta:
Historia clínica completa sobre antecedentes del paciente en la que se incluyan preguntas sobre factores que puedan ocasionar cambios en el color de los dientes como antibióticos tomados por la madre durante el embarazo, drogas o enfermedades en los primeros años de vida o la excesiva ingestión de flúor.
Examen dental, ya que el blanqueamiento no puede ser realizado en pacientes con caries dentales, amalgamas o resinas muy grandes y que se encuentren desadaptadas, pacientes en los que se ha bajado el nivel de encía y se encuentran los cuellos de los dientes destapados, pacientes con encías inflamadas, sensibilidad excesiva al frío y al calor, pérdida severa de esmalte. No siempre está indicadoNo siempre es conveniente, el blanqueamiento se hace siempre y cuando los dientes se vean oscuros por manchas o pigmentaciones, por motivos como:
* Color natural muy oscuro (genética), que requiere tratamiento estético. * Pigmentaciones por tabaco o cierto tipo de alimentación. * Manchas por medicamentos. * Manchas por flúor. * Dientes con cambio de color por traumas o tratamientos de endodoncia. * Cuando hay dientes fracturados que han perdido parte del esmalte. * En casos de sensibilidad.* En presencia de caries. * En pacientes fumadores.* Tampoco se recomienda el blanqueamiento en mujeres embarazadas, en pacientes diabéticos y en menores de 16 años.
fuente: radional.gob.pa

mal aliento

Combatir el mal aliento matutino

Un nuevo estudio sugiere que beber un vaso de agua a primera hora de la mañana es una manera eficaz para reducir el mal aliento matutino.

El estudio publicado en International Journal of Dental Hygiene ha demostrado que beber un vaso de agua por las mañanas ayuda a reducir en  un 60% de las sustancias que contribuyen al mal aliento.

El mal aliento es un problema muy común y puede ser producido por diferentes causas;  el mal aliento persistente es causado generalmente por los gases malolientes producidos por las bacterias que cubren los dientes, encías y lengua.

Un vaso de agua por la mañana nos puede ayudar a eliminar las bacterias causantes del mal aliento y es una gran manera de empezar el día, pero no os olvidéis de la rutina diaria para mantener los dientes sanos y vuestro aliento fresco. Esta rutina debe incluir un cepillado diario dos veces al día con pasta de dientes que contiene flúor, no te olvides por la noche de utilizar la seda dental ya que los alimentos que quedan atrapados entre los dientes son causa muchas veces del mal aliento.  No te olvides de limpiar tu lengua y tus mejillas ya que allí se acumulan muchas bacterias.

mal aliento

 

Si usted piensa que padece mal aliento puede hacer una prueba muy sencilla para comprobarlo “lamiendo la parte interior de la muñeca y dejar secar para después olfatearlo si huele mal debe estar seguro que su aliento también huele mal”

Si usted sufre de mal aliento persistente es importante que no lo elimine o lo cubre  porque puede ser síntoma de problemas más graves y se debe visitar a su dentista lo antes posible. Las bacteria presentes en los dientes y encías causan caries y enfermedad periodontal. La enfermedad de las encías causa mal aliento persistente.

Muchas enfermedades o medicamentos pueden causar también mal aliento. Estas condiciones incluyen infecciones de la garganta, nariz o pulmones; sinusitis; bronquitis; diabetes; o problemas de hígado o riñón. No dejes que el problema vaya creciendo cuanto antes se descubra más efectivo será el tratamiento.

El agua es una parte esencial de la dieta y tiene muchos beneficios para la salud oral beber un vaso de agua por mañana es una buena idea y si contiene flúor mucho mejor porque fortalece los dientes.

No olvides ir al dentista ya que te aconsejara como mantener una buena salud oral y evitar el mal aliento que a veces nos condiciona la forma de relacionarnos con los demás.

 

Fuente: Ceu Universidad Cardenal Herrera.

Autor: ARLINDA LUZI.

 

Besos apasionados para una buena salud bucal

Tal cual. Besarse no solo puede ser placentero, romántico y anticalorías. Un beso apasionado, además, te ayuda a mantener una boca saludable y más limpia. Sigue leyendo esta nota y sabrás cómo un beso hace maravillas por tu salud oral.

“El beso es la naturaleza del proceso de limpieza”, dice la dentista Heidi Hausauer en el sitio WorlDental.org. Cuando nos damos un buen beso, aumenta el flujo de saliva en nuestra boca, que es lo que nos ayuda a mantenerla saludable junto con dientes y encías.

Es como si la saliva lavara nuestra boca, ayudando a evitar las erosiones que causan los restos de alimentos que se acumulan después de las comidas. Esto, gracias a las sustancias que tiene la saliva que son capaces de combatir las bacterias, virus y hongos.

Alrededor del 80% de las bacterias presentes en nuestra saliva, son comunes a todo el mundo, y el 20% son exclusivas de cada persona. El intercambio de saliva que implica un beso, estimula nuestro sistema inmunológico a crear anticuerpos frente a las bacterias “extranjeras”. Este proceso se llama Inmunoterapia Transversal, que es lo que ayuda a combatir la infección.

La saliva

Cuando besamos a alguien, se activan nuestras mejillas y glándulas salivales. Esto aumenta el flujo de saliva, que contiene agua, proteínas, electrolitos y sales minerales; lo que contribuye a limpiar los restos de comida y neutralizar los ácidos en la boca que pueden causar erosión dental y otros problemas.

Por eso la saliva es tan importante para mantener nuestra boca saludable. Sus sales minerales ayudan a la reconstrucción del esmalte de los dientes, previniendo la erosión dental.

Contra las caries

Además, un beso con ganas combate las caries. Como se produce más saliva, ésta neutraliza los ácidos que atacan el esmalte dental, remineralizándolo; evitando así que se formen caries con las partículas de comida que pueden quedar entre medio de los dientes.

Así es que ¡a besar se ha dicho!

Fuente: WorlDental.org

Cómo limpiar tus dientes teniendo brackets, en 11 pasos.

Cómo limpiar tus dientes teniendo brackets

Muchos adolescentes son obligados a llevar brackets en su vida. ¡Muchos niños y adultos también lo hacen! No es el fin del mundo, sin embargo, el cepillarse los dientes hasta dejarlos muy limpios por debajo de los brackets puede tomar mucho tiempo. Las primeras veces, el cepillarte los dientes, pasarte el hilo dental y todo lo demás, te puede tomar entre 5 y 10 minutos. ¡Lee esta guía y descubre cómo limpiar tus dientes con tus nuevos braquetes!

Pasos

1.- Consigue un buen cepillo de dientes. Puedes pedirle una recomendación a tu odontólogo. Si no lo deseas, ve por uno de los normales (que no sea eléctrico) o pregúntale a alguien más. Las demás personas que usan brackets pueden darte una recomendación no muy buena acerca del tipo de cepillo de dientes que puedas utilizar. Deberás escoger uno especial, que tenga un extremo puntiagudo y con surcos (consulta con tu odontólogo).

2.- Pon una cantidad normal de pasta dental sobre tu cepillo de dientes.Empieza a cepillarte realizando pequeños movimientos circulares. Primero en el frente, luego en el reverso y después sobre la superficie de los dientes. Si tu odontólogo te recomienda una manera diferente de cepillarte, hazlo.

3.- Mientras te cepillas, coloca tu cepillo en un ángulo que alcance a la parte que está debajo de tus brackets. Luego, mueve el cepillo suavemente de arriba abajo. Esto te ayudará a limpiar el espacio existente entre los brackets y tus dientes.

4.- Continua cepillándote hasta que cada diente (frente, reverso y superficie) esté completamente limpio, luego, escupe el resto de pasta dental en el lavabo.

5.- Enjuágate la boca y revisa tus dientes. ¿Siguen sucios o se ven repugnantes? Entonces, lo más probable es que no te has cepillado de la manera correcta.

6.- Toma un poco de hilo dental. La mayoría de odontólogos entregan una cantidad de hilo dental que tiene un extremo duro que sirve para poder enhebrarlo debajo de los brackets con mucha facilidad.

7.- Pasa el hilo dental debajo de tus braquetes, luego muévelo lentamente de arriba abajo, como se usa normalmente el hilo dental. Haz esto con cada diente. Esta labor puede tomarte bastante tiempo.

8.- Cuando hayas terminado de pasarte el hilo dental, revisa bien los espacios entre cada diente. ¿Quedan restos de comida entre ellos? Si es así, lo más probable es que no te hayas pasado el hilo dental de la manera correcta.

9.- Revisa si hay algún brackets o alambre suelto o alguna herida en tu boca. Si tu odontólogo te entrega unos objetos pequeños con forma de árbol navideño, úsalos para limpiar el espacio entre cada diente.

10.- Enjuágate la boca con enjuague bucal para tener un aliento fresco.

11.- Revisa tus dientes para asegurarte de que todos estén limpios y de ser necesario, no dudes en repetir cada uno de estos pasos.